Mudras: gestos con significado

Basta con aterrizar en el aeropuerto de Delhi para darse cuenta de la importancia que tiene el lenguaje gestual de las manos en la India. Y es que varias esculturas de un tamaño inmenso sorprenden al viajero adoptando diferentes posturas cargadas de significado.

Resulta casi inevitable no quedarse prendado por su presencia e intentar imitar alguno de sus gestos con tus propias manos. Pronto averiguas que estos gestos reciben el nombre de “mudras”. Un término sánscrito cuyo origen etimológico desglosa la palabra en dos sonidos: “mud”, atribuido al gozo y “dra”, a producir o poner en marcha. A nivel conceptual se entiende como “gestos que producen gozo”. Y no es para menos.

Según el hinduismo y el budismo, a base de doblar, cruzar, estirar o juntar los dedos y las manos, podemos mejorar nuestro bienestar personal.

Si practicas yoga seguro que habrás probado sus beneficios pues junto con las asanas (posturas corporales), los mudras forman parte indisociable de esta disciplina.

Aunque el hinduismo cuenta con 24 mudras principales, hay posiciones que se repiten a menudo, sobre todo si nos fijamos en el gesto de muchas figuras decorativas de Buda y otros dioses del panteón hindú. Se podrían equiparar al poder que tienen los collares japa mala en el sentido que resultan muy sencillas de ejecutar y su práctica alimenta nuestro pensamiento positivo. Eso sí, requiere de un ejercicio continuado, a ser posible cada día.

Entre las poses más populares destaca el mudra conocido como “jnana”, muy habitual en la meditación. Consiste en juntar los dedos índice y pulgar, mientras que los dedos restantes se mantienen rectos. El mudra “abhaya”, también es representado muy a menudo. Lo reconocerás por la mano derecha levantada y extendida hacia fuera y la mano izquierda en reposo sobre el regazo. Por su significado etimológico (“a”: sin y “bhaya”: miedo), se relaciona con la protección, la paz y, por tanto, con la ausencia de miedo. Cuidado de no confundirlo con el mudra “vitarka”, considerado como el gesto de la enseñanza. La diferencia respecto al anterior es que en este caso, la mano derecha además de estar abierta, tiene los dedos pulgar e índice juntos formando un círculo.

Del mismo modo que los japa mala, la única dificultad está en la constancia. Sólo necesitas sentarte en una posición cómoda que te permita tener la espalda erguida por lo que puedes aprovechar cualquier momento del día para realizarlos. Verás cómo, en menos tiempo de lo que imaginas, empiezas a beneficiarte de sus cualidades.    

Imágenes: Apartmentf15, Pinterest, Artefaque, Love Warriors, Diego Almazán de Pablo, Apartmentf15, Pinterest, Pinterest y Rachel Watson.


Encuentra tu bienestardivisor_2

Encuentra tu bienestarTodo aquello que te rodea influye en cómo te sientes. Queremos demostrarte que con pequeños cambios en tus rutinas puedes comenzar a mejorar tu situación.

Recibe en tu correo el Mapa Bagua de Mi casa es Feng con las guías básicas y un descuento para la shop del -30%.

¿Quieres recibir el Mapa Bagua descargable y un cupón descuento del -30%?

Sobre el autor

Periodista y amante de la decoración, el interiorismo y los viajes, siempre en busca de ideas e inspiración. Especializada en marketing y comunicación, desde hace un tiempo me encontrarás en el Dpto. de Comunicación de Secretos de India.

Deja tu comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *