Holika Dahan, la cara menos conocida del Holi

¿Puede haber algo más ancestral y mágico a la vez que reunirse alrededor de una hoguera? El poder y el culto por el fuego ha devenido en una tradición que no sólo ha significado en sus orígenes una fuente de luz, calor y protección, sino también (y sobre todo) de incontables rituales y tradiciones culturales como el Holika Dahan.

A decir verdad, no fue hasta mi segundo viaje a la India cuando entendí que hay vida más allá del Holi y su extraordinario estallido de color. Resulta paradójico pues el verdadero pistoletazo de salida del bautizado como festival de los colores, se inicia la noche antes con la ceremonia del Holika Dahan y sus centenares de hogueras.

Por aquel entonces me encontraba en la ciudad de Jodhpur, en el norte del país. Llevaba ya unos días instalada, recuperándome de una gastroenteritis que me había noqueado por completo y que arrastraba desde Jaipur. En esas condiciones, el sofocante calor del mediodía me obligaba a dejar las salidas para la tarde, cuando ya empezaba a caer la noche.

Aunque todavía me sentía algo débil, aquel día salí a dar una vuelta por los bazares del centro histórico (¡qué delicia para los sentidos!). No quería perderme la liturgia que rodea a la cara más desconocida del Holi. Montones de ramas se apilaban aquí y allá junto a guirnaldas de caléndulas anaranjadas que se encargaban de añadir la nota de color. La belleza de esta escena se acentuaba por el azul de fondo que tiñe las laberínticas calles del casco antiguo de Jodhpur.

Faltaban pocas horas para que la leyenda que acompaña al Holika Dahan, cobrara vida. En algunas de estas piras se podía apreciar la esfigie de Holika, quien según la mitología hindú, murió en la hoguera como símbolo de la victoria del bien sobre el mal. Y es que el mito versa sobre los delirios de grandeza del rey Hiranyakashipu, quien se autoproclama un dios y decreta por ley ser venerado en los templos.

El relato empieza a ponerse interesante cuando su hijo Prahlad, desobedece la orden y continúa con su adoración al dios Vishnu. Enfurecido, el padre ordena a su hermana Holika (quien presuntamente era inmune a las llamas), que acabe con la vida de Prahlad arrojándolo en una hoguera. La historia da un último giro pues a pesar de que Holika accede, es ella quien acaba siendo devorada por el fuego en lugar de Prahlad.

De esta leyenda surge la tradición de las hogueras en un acto cargado de simbolismo, el del triunfo del bien sobre el mal y el preludio a la festividad más esperada del año. ¿Adivinas cuál es?

Imágenes: Kyla BaileySecretos de IndiaAayush Devpura.

Sobre el autor

Periodista y amante de la decoración, el interiorismo y los viajes, siempre en busca de ideas e inspiración. Especializada en marketing y comunicación, desde hace un tiempo me encontrarás en el Dpto. de Comunicación de Secretos de India.

Deja tu comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.