Al rico mango kulfi

De color amarillo y gran poder aromático, el mango es la clase de fruta que con sólo imaginarla (no digamos ya probarla) nos teletransporta inmediatamente hasta algún lugar lejano y exótico. Como la India, destino del que procede en su origen y en el que podemos degustar deliciosos platos y postres. A decir verdad, la experiencia de comerse una pieza sabrosa y dulce en alguno de los numerosos carros ambulantes que abundan en las calles de toda India ya merece la pena.

El placer se ve incrementado si, además, te tropiezas con su versión más veraniega en forma de cremoso helado. Un postre muy popular que en la India se conoce con el nombre de “kulfi”.

Aunque los hay hechos a base de manzana, fresa o naranja y otras muchas variaciones, entre los más tradicionales está el de mango. Está tan rico que me alegré mucho cuando hace ya algún tiempo, encontré su receta en A bit Wholesomely. Uno de mis blogs favoritos, repleto de recetas indias vegetarianas de su autora, la talentosa Bina y sus maravillosas composiciones y fotografías.

Los ingredientes que necesitarás para preparar 6 unidades de mango kulfi son: 2 tazas de leche entera y una cucharada de leche fría, entre 1 y 2 de crema de leche, otra de puré de mango (fresco), entre 1 y 3 de jarabe de arce y miel (al gusto), 3 o 4 cucharadas de harina de arroz (sustituibles por almidón de tapioca o de maíz) y algunas hebras de azafrán.

Para la elaboración, empieza por remover las cucharadas de harina de arroz con una de leche fría hasta que consigas que la mezcla quede sin grumos. El siguiente paso consiste en verter la leche entera y la crema de leche en un recipiente y calentar hasta que hierva. Hecho esto, mézclalo con la harina de arroz que ya tienes lista y bátelo un ratito. Antes de continuar, utiliza el microondas durante 5 minutos y vuelve a calentar. Repite una vez más este último paso con la ayuda de un batidor hasta que veas que la mezcla se ha reducido correctamente.

En un envase aparte, mezcla el jarabe de arce y la miel. Para que reduzca un poquito y el resultado sea almibarado, utiliza el microondas de nuevo durante un par de minutos. Déjalo enfriar un poco e incorpora el azafrán.

Cuando lo tengas listo, añádelo a la mezcla de leche inicial que tienes preparada. Ayúdate de un batidor y una vez se haya enfriado a temperatura ambiente, agrega el puré de mango y remuévelo todo bien. Finalmente sólo queda verter el mango kulfi en un molde y congelarlo hasta que veas que ya está listo para emplatar. ¡Buen provecho!

Imágenes: A bit Wholesomely.

Sobre el autor

Periodista y amante de la decoración, el interiorismo y los viajes, siempre en busca de ideas e inspiración. Especializada en marketing y comunicación, desde hace un tiempo me encontrarás en el Dpto. de Comunicación de Secretos de India.

Deja tu comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *