5 beneficios de meditar con mandalas

Aliviar el estrés, aprender a dejar la mente en blanco, mantener la calma… Qué fácil decirlo y qué complicado ponerlo en práctica, ¿verdad? Y no será por la falta de ideas y recursos que nos ayudan a lograr este objetivo. Yoga, mindfulness, cuencos tibetanos o meditar con mandalas, por ejemplo, son sólo algunas de las vías de escape que podemos utilizar para resetear y desconectar.

Esta última, además, cuenta con el aliciente de ser una práctica muy sencilla de realizar y de estar al alcance de todos los bolsillos. Basta con que imprimas cualquiera de las plantillas que hay disponibles online o te acerques a una librería para comenzar, colores en mano, a sentir los múltiples beneficios que aporta meditar con mandalas. ¡Toma nota!

1. Relajación

Tal vez el principal motivo por el que la mayoría de nosotros empezamos a pintar estos complejos diagramas geométricos cargados de simbolismo. Y es que el simple hecho de colorear es un buen ejercicio para inducirnos a un estado de calma. Fíjate si no cómo esos pensamientos recurrentes y preocupaciones que nos boicotean a lo largo del día, se alejan a medida que nos entregamos a la propia acción de pintar.

2. Concentración

Tanto en el caso de los adultos como en niños, meditar con mandalas nos ayuda a mejorar nuestra atención y concentración hacia las tareas que desarrollamos, al mismo tiempo que estimulamos otras cualidades como la paciencia y la reflexión.

3. Creatividad

Parece obvio al tratarse de una actividad artística pero lo cierto es que al colorear incrementamos el uso del hemisferio derecho por lo que nos posibilita explorar y potenciar nuestra creatividad e imaginación. Y aunque estas imágenes de la artista Asmahan A. Mosleh ponen el listón muy alto, pintar mandalas no requiere que tengamos un talento artístico innato.

4. Armonía

Esa misma relajación que decíamos se traduce también en un equilibrio y conexión interior que se manifiesta a través de una placentera sensación de bienestar, permitiéndonos disfrutar (de verdad) del aquí y el ahora.

5. Confianza

Por último, meditar con mandalas es una manera muy efectiva de aumentar nuestra confianza. Piénsalo de esta manera: acabar el dibujo (ya se trate de un niño o un adulto) requiere que seamos disciplinados y nos esforcemos, pero a cambio, nuestra autoestima y seguridad en uno mismo se ven reforzadas.

Como ves, los mandalas son mucho más que dibujos o una moda pasajera con la que despejar la mente y canalizar la ansiedad. Son un instrumento poderoso de meditación con muchos beneficios. ¿Necesitas algún motivo más para probarlo?

Imágenes: Asmahan A. Mosleh.


Mejora tu bienestar en casadivisor_2

Porque el estrés y el ritmo acelerado de la vida diaria nos influyen también en casa, queremos compartir contigo las claves para potenciar la energía positiva en tu hogar.

Recibe en tu correo la “Guía práctica para un hogar sin estrés” de Mi casa es Feng y empieza a mejorar tu bienestar.

¿Quieres recibir la guía gratuita y descargable de Mi casa es Feng?

Sobre el autor

Periodista y amante de la decoración, el interiorismo y los viajes, siempre en busca de ideas e inspiración. Especializada en marketing y comunicación, desde hace un tiempo me encontrarás en el Dpto. de Comunicación de Secretos de India.

Deja tu comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *